Tendencias 2018 que cambiarán la forma de trabajar de las áreas de Recursos Humanos

Tendencias 2018 que cambiarán la forma de trabajar de las áreas de Recursos Humanos

En 2017, la industria de los recursos humanos realizó una profunda prospección en el modo en que se manejaban las cuestiones culturales y de rendimiento en las empresas.

Comenzado el 2018, nos encontramos ante otro gran cambio interno. Esta vez, se pone el foco en la tecnología. Y lo  hace con multitud de objetivos: para encontrar personas, conectarlas entre sí, involucrarlas en proyectos comunes, e incluso, reemplazarlas.

¿Qué hacer cuando esto sucede? 

Durante años, la tecnología ha actuado como una herramienta para ayudar con las tareas cotidianas, pero el enfoque en 2018 será la tecnología como una forma de vida en el lugar de trabajo.

Tras un análisis por diferentes recopilatorios de tendencias, éstas son las 5 que más influirán en cómo se han estado haciendo las cosas desde las áreas de recursos humanos. Y todas involucran a la tecnología de lleno.


Tendencias 2018


1. Candidatos pasivos


La búsqueda de candidatos pasivos siempre ha sido parte del proceso de reclutamiento, pero ha ido cobrando una dimensión mucho mayor, que simplemente revisar los currículos en un sitio web profesional.

La llegada de las redes sociales ha permitido que establecer contacto con los candidatos sea más fácil que nunca. Del mismo modo, los grupos de talentos ahora se pueden identificar simplemente buscando en los hashtags, sub-foros u otros métodos de comunicación en línea adecuados.

Contratar candidatos procedentes de estas plataformas facilita a los reclutadores vislumbrar más allá de la formación y experiencia profesional que afirman tener y predecir si los candidatos estarían dispuestos a hacer un cambio en sus carreras.


2. Una mano de obra remota


Trabajar de forma virtual (en casa, en una cafetería o en cualquier otro lugar donde haya Wi-Fi) es una tendencia que irá creciendo, si comparamos los datos sobre teletrabajo en España

Observamos que esta tendencia tiene mucho campo para poder crecer este 2018, teniendo en cuenta que en países como Estados Unidos, en las últimas dos décadas el volumen de empleados que han trabajado, al menos parcialmente por teletrabajo, se ha cuadruplicado y actualmente alcanza un 37%. Un factor determinante ha sido la tecnología VPN, que facilita el acceso a los sistemas de trabajo desde casi cualquier computadora. Y haciendo posible, al mismo tiempo, reclutar desde casi cualquier parte del mundo, por lo que no nos sorprende que muchas startups estén construidas con equipos remotos.

Desde una perspectiva corporativa, permite abrir el círculo de candidatos disponibles. Al ofrecer capacidades de trabajo remotas, se trata de una forma de retener a los empleados actuales y aumentar la satisfacción laboral, a través de un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal. Con las herramientas de videoconferencia y colaboración evolucionando cada año, esta tendencia solo continuará en alza.


3. Contratación ciega


La industria de la tecnología, y Silicon Valley en particular, se vio sacudida en 2017 por acusaciones acerca de la parcialidad en la fuerza de trabajo. ¿Qué fue lo que hicieron para minimizar este dilema? Hacer de las contrataciones un proceso ciego.

En el cribado y la entrevista estándar, el sesgo inconsciente se convierte fácilmente en parte de la ecuación al incluir cualquier dato que pueda revelar partes clave de los antecedentes del candidato, como: sexo, edad, raza e incluso alma mater. Si la contratación es un proceso ciego, es decir, se elimina cualquier información en un currículum que pueda revelar datos demográficos, la primera ola de análisis se puede hacer basándose únicamente en las habilidades y los logros.

Incluso existe software de reclutamiento creado específicamente para automatizar el análisis y mantener el anonimato de los candidatos. Ésto permite una fuerza de trabajo más diversa basada en el mérito, no en las “vibraciones” de contratadores recogidas durante el proceso inicial de entrevista.


4. Gamificación


La gamificación es una técnica que ha avanzado en muchas industrias. La idea de convertir el compromiso en un formato de juego competitivo funciona, ya sea con objetivos de marketing, enseñanza, o contratación.

En los negocios, la gamificación se puede utilizar como una herramienta de evaluación, convirtiendo las pruebas de conjuntos de habilidades críticas y habilidades cognitivas en un compromiso divertido.

Con el increíble desarrollo de apps para teléfonos inteligentes, ya es posible tener una base de usuarios para participar en juegos de reclutamiento, mientras los algoritmos trabajan rastreando candidatos aptos. El resultado beneficia tanto a estos candidatos como a los empleadores: los candidatos tienen una razón divertida para tratar de aumentar sus puntuaciones, mientras se muestran a posibles empleadores. Estas aplicaciones proveen a los gerentes de contratación de un océano de datos, que pueden ayudar a predecir las fortalezas y debilidades de sus candidatos, e incluso encontrar diamantes en bruto, no visibles a simple vista.


5. Empleados a prueba de futuro


Si bien, existe mucho debate en torno al auge de los empleos y mano de obra más artesana, la dura verdad es que esas posiciones tienden a desaparecer debido a la evolución de la tecnología.

En muchos casos, la inteligencia artificial está reemplazando tareas repetitivas. Por su parte, el análisis predictivo tenderá a reemplazar ciertos niveles de administración y de toma de decisiones.

Pero va más allá de la fabricación, pues los agentes de viajes, los auxiliares de vuelo, entre otros, son tambień puestos en situación vulnerable.

¿Dónde deja esto a la fuerza de trabajo humana? En 2018, corresponde a las empresas analizar sus recursos humanos y determinar la mejor manera de pivotarlos hacia posiciones futuras. Ello implica la identificación del personal dispuesto a evolucionar hacia otros aspectos de su trabajo más fructíferos, necesarios y que la tecnología no pueda resolver con un alto grado de satisfacción, como: administración y resolución de problemas.

Planificar con anticipación, permitirá ahorrar dinero a la compañía a medida que pasa a disponer de mano de obra más barata impulsada por computadora, y al tiempo que maximiza el potencial humano que ya está en nómina.

 

Ya estamos viendo señales de que estas tendencias están colonizando poco a poco la empresa moderna, siempre con el fin de impulsar su propio crecimiento.

Es un paso inteligente invertir tiempo en analizar aquellos procesos y puestos de trabajo que son sensibles de verse afectados por la integración de la inteligencia artificial y el análisis predictivo. La recomendación es explorar la posibilidad de la gamificación en la empresa y hacer uso de las herramientas selectivas actuales, para mejorar los procesos de contratación y promoción interna en la empresa.


Santiago Castellano Hernández

Santiago Castellano Hernández

Forma parte del Departamento de Soporte desde mayo de 2017. Técnico superior en desarrollo de software. Apasionado de las nuevas tecnologías y de las tendencias del entorno profesional